El mayor riesgo que tú enfrentas hoy es…

Photo by Jakob Owens on Unsplash

La Obsolescencia.

Tus conocimientos, habilidades y experiencias se están volviendo irrelevantes en un mundo que cambia rápida y drásticamente. Y el camino de la irrelevancia termina irremediablemente en la obsolescencia.

Pero no estás solo… Tu equipo de trabajo, que posiblemente está estancado haciendo las mismas cosas año tras año, y tu organización también corren la misma suerte si no se re-inventan.

Yo tenía un jefe que siempre decía: “Innovar o Morir”. Pero la realidad es que tú no vas a morir por no innovar, sólo te volverás obsoleto. Por otra parte, tu organización sí desaparecerá si no innova.

El problema es que el escenario se vuelve cada vez más sombrío para los que no se re-inventan. Imagina lo difícil que puede ser tratar de competir en un mercado que ya no valora nada de lo que puedes ofrecer, porque te fuiste desfasando hasta un punto de no retorno. Simplemente, lo que sabes y lo que puedes hacer ya no le sirve a nadie.

Al mismo tiempo, vas viendo como otros que sí se reinventaron avanzan y tú te vas quedando atrás.

La buena noticia es que tú tienes la solución para enfrentar a la obsolescencia, pero la pregunta es si tomarás acción o no. Y si lo harás a tiempo, o cuando ya sea demasiado tarde para ti y tu organización.

La realidad es que la re-invención nunca será fácil, pero durante más la postergas se hace cada vez más difícil. Difícil desde el punto de vista de los sacrificios que tendrás que hacer y de los riesgos que tendrás que asumir.

El truco está en asumir riesgos inteligentemente (pronto) y no dejar que el miedo al cambio y a la incertidumbre te lleven a la postergación y a asumir el mayor riesgo de todos: no hacer nada. Porque no hacer nada, en realidad, es elegir el camino de la irrelevancia y eventualmente te garantiza la obsolescencia. No hacer nada es el equivalente a rendirse y aceptar que ya eres irremediablemente obsoleto.

No re-inventarse y no hacer nada es condenar a tu organización, sabiendo desde ya con casi 100% de precisión cuál será el resultado final.

“Innovar o Morir” ¿Recuerdas?

Por eso es importante que cambies tu percepción acerca de la palabra “Riesgo”. En lugar de percibir el riesgo desde la perspectiva de un empleado, debes empezar a ver el riesgo desde el punto de vista de un inversionista. Tienes que pensar como inversionista.

Por ejemplo, si estudias cómo piensan los inversionistas lo primero que notas es que siempre piensan en el largo plazo. Obviamente ponderan los riesgos de corto plazo, pero no sacrifican el largo plazo por aquello que hoy resulta fácil o cómodo. Quedarse dentro de la zona de confort siempre es lo más fácil y cómodo, pero al mismo tiempo termina siendo lo más riesgoso.

Mi mensaje es simple:

En tiempos de cambios disruptivos y constantes…

  1. No re-inventarte te garantiza volverte irrelevante y eventualmente obsoleto
  2. No re-inventar tu organización garantiza su eventual fracaso, versus competidores nuevos o actuales que sí se reinventaron.
  3. Tú tienes la solución: Re-inventarte. La pregunta es si lo harás o dejarás que el miedo a lo desconocido y a la incertidumbre te paralicen.

El problema con la palabra Riesgo es que decirle a una persona “Arriesga más”, o “Debes asumir más riesgos” rara vez funciona. Es como decirle a alguien “Tienes que ponerte en forma”, o “Debes comer más sano”. Si fuera así de fácil todo el mundo tomaría más riesgos y tendría una figura esbelta.

Así que aquí solo aspiro a lograr contigo por lo menos uno de estos tres pequeños (pero significativos) compromisos:

  • Que realices que el riesgo de volverse obsoleto es real y está más cerca de lo que has considerado hasta ahora
  • Que empieces a ver la palabra riesgo de forma más positiva para que no te paralice
  • Que estés dispuesto a salir de tu zona de confort, tomando acciones incómodas en el corto plazo, pero que son inversiones para tu futuro en el largo plazo

Conque hoy logremos uno solo de estos compromisos, eso sería una victoria.

Para reflexionar te comparto algunos pensamientos y lecciones acerca del riesgo:

“¿Qué cosa grandiosa intentarías si supieras que no puedes fallar?” – Robert Schuller

“No es porque las cosas son difíciles que no nos atrevemos. Es porque no nos atrevemos que son difíciles”. – Séneca

“Si las cosas parecen estar bajo control, simplemente no vas lo suficientemente rápido”. – Mario Andretti

“Solo aquellos que se arriesgan a ir demasiado lejos pueden descubrir cuán lejos es posible llegar”. – T.S. Eliot

“Toma riesgos: si ganas, serás feliz; si pierdes, serás sabio”. – Anónimo

“Las personas que no toman riesgos generalmente cometen aproximadamente dos grandes errores al año. Las personas que asumen riesgos generalmente cometen aproximadamente dos grandes errores al año”. — Peter Drucker

“Cada día haz una cosa que te asuste”. — Eleanor Roosevelt

Hora de tomar acción:

  • ¿Qué cosa que te asusta vas a hacer hoy?
  • ¿Si asumes por un momento que tu éxito está asegurado, a qué te arriesgarías?
  • Recuerda: Vale la pena aventurarse, porque al final o ganas o aprendes.
Si quieres ayuda con estos temas te invito a solicitar una propuesta de asesoría. Utiliza el formulario de contacto: Contacto o llama al (+507) 360-5474

Este contenido fue originalmente publicado en www.GerenteLider.com

ACERCA DEL AUTOR
Ing. Ian Toruño, MBA, SCPM
Es autor de “El Manifiesto del Líder de Proyectos”. Le apasiona ayudar a los líderes y sus organizaciones a alcanzar su potencial para sobrevivir y prosperar en el siglo XXI.

Puedes contactarlo a través del formulario de contacto: Contacto