La Estrategia Condenada (Parte III)

En la segunda parte hablamos acerca de:

  • Algunos eventos comunes que ocurren durante el segmento de expansión del ciclo económico
  • La psicología y las emociones prevalentes durante este segmento del ciclo

Es el momento de hablar acerca del segmento de conservación.  En este segmento se manifiestan efectos prácticamente opuestos a los que ocurrían durante el segmento de expansión.  Nuevamente, esto no pretende ser exhaustivo ni en perfecto orden:

  • La personas ya no se sienten tan optimista acerca del futuro
  • Las bolsas de valores caen, pero no hay pánico aún porque al poco tiempo parece que se corrige
  • El discurso del “crecimiento infinito” empieza a ser desacreditado, pero hay polarización: por una parte está el grupo de los que atacan y piden un cambio; y por la otra parte, están los que defienden las políticas y prácticas actuales “a capa y espada”.
  • Al analizar las oportunidades, ya no se ignoran los riesgos.  De hecho, se empiezan a ver más riesgos que oportunidades
  • Disminuyen algunas inversiones
  • Disminuye la producción al haber menos capital disponible
  • Disminuye el empleo porque entonces las empresas hacen algunos recortes y uno de los primeros recortes a los que se recurre es a reducir personal
  • El “boom” de las construcciones se desacelera. Disminuyen o se detienen las construcciones nuevas del sector privado y el gobierno lanza proyectos cada vez más ambiciosos (e injustificados desde cualquier punto de vista económico) que buscan amortiguar, u ocultar, el hecho de que hay una desaceleración
  • Los bancos se vuelven más cautelosos en la emisión de nuevos préstamos y disminuyen los créditos
  • El dinero en efectivo ya no esta tan disponible y no circula tan rápido por todas partes
  • La gente no deja de pagar, pero se atrasa en sus pagos de deudas
  • Crecen los departamentos de cobros y sus centros de llamadas (o call-centers) se vuelven cada vez más agresivos persiguiendo los deudores
  • Disminuye la liquidez discrecional de los compradores y se ven afectadas las ganancias de las empresas
  • Las empresas notan que los inventarios no bajan y se muestran dispuestos a sacrificar los márgenes de ganancia a los que antes estaban acostumbrados. Antes decían: “bueno, si los compradores no lo quieren comprar a mi precio, entonces que no lo compre”.  Ahora, hacen todo lo contrario, empiezan a flexibilizar las condiciones tanto al detalle (o al detal), como al por mayor
  • Las empresas de ventas al detalle (o al detal) adoptan medidas promocionales más agresivas, reducen los precios mediante descuentos y ofertas especiales.
  • Disminuye el pago de los impuestos, los gobiernos recurren a medidas más agresivas para realizar los cobros
  • Surgen escándalos con cifras récord de peculados y toda clase de excesos en el sector público
  • Los gobiernos anuncian “ajustes”, “recortes” y “responsabilidad fiscal”
  • Para poder servir (pagar) deudas, las personas y las empresas buscan qué activos pueden liquidar, cuales productos del inventario pueden rematar. El objetivo es obtener dinero en efectivo rápidamente y mantenerse a flote “hasta que la cosa mejore”.
  • Hacia el final del segmento, sí empiezan a ocurrir los impagos; es decir, lo que en inglés se llama “default” porque la gente deja de pagar las deudas para pagar lo básico: comida, combustible, etc.
  • Según la profundidad del problema, pueden ocurrir muchos o pocos casos de quiebra de empresas y algunos de los bancos más débiles
  • Los empresarios, emprendedores e inversionistas ahora son los villanos y son vilipendiados y criticados públicamente.  Son considerados arrogantes, avaros y criminales.
  • Surgen escándalos con cifras récord de fraudes y esquemas de pirámides en el sector privado
  • Aumenta el desempleo y el crimen
  • Los gobiernos recurren a “Poderes especiales” para “controlar la crisis” y prometen intervenir y corregir centralizadamente las fallas del sistema de libre oferta y demanda.
  • El pesimismo crece y aparecen grupos con ideas que en otro momento se hubieran considerado extremistas.
  • Las bolsas de valores caen más y surge el pánico
  • Los bancos centrales recurren a “medidas de emergencia” (es decir, imprimir billetes y adquirir activos financieros) para “reactivar la economía”, “estabilizar el sistema” y “rescatar a las instituciones financieras”
  • Reina un sentimiento general de impotencia: “Esto no lo para nadie…”

La lista no es exhaustiva, no está perfectamente ordenada, pero te da una indicación acerca de los eventos y la psicología de la gente en el segmento de conservación.

Ahora, examinemos las preguntas fundamentales que deben hacerse los planificadores:

  • ¿Cómo se compara la realidad actual con los eventos que suelen ocurrir durante el segmento de conservación?
  • ¿Estamos en conservación? ¿Estamos empezando o terminando?
  • ¿Estamos siendo demasiado pesimistas?
  • ¿Nuestros planes actuales pueden ayudarnos a sobrevivir y prosperar?
  • ¿Estamos trabajando en los proyectos correctos en este momento?
Si quieres ayuda con estos temas te invito a solicitar una propuesta de asesoría. Utiliza el formulario de contacto: Contacto o llama al (+507) 360-5474

Este contenido fue originalmente publicado en www.GerenteLider.com

ACERCA DEL AUTOR
Ing. Ian Toruño, MBA, SCPM
Es autor de “El Manifiesto del Líder de Proyectos”. Le apasiona ayudar a los líderes y sus organizaciones a alcanzar su potencial para sobrevivir y prosperar en el siglo XXI.

Puedes contactarlo a través del formulario de contacto: Contacto

Leave A Response

* Denotes Required Field